Reflexología para bebés

Los bebés son especialmente sensibles a la reflexología. Muchas madres instintivamente frotan los pies y las manos de sus pequeños en momentos de irratilibilidad, incomodidad y llanto. La reflexología funciona muy bien con la mayoría de los bebés.

Reflexología para bebés

La reflexología es una terapia eficaz y segura, que se basa en el principio de que los puntos reflejos que se encuentran en los pies y las manos corresponden a órganos específicos, músculos, huesos y sistemas del cuerpo.

Los pies de los bebés tienen arcos subdesarrollados, y su piel y huesos suelen ser bastante suaves haciendo de la reflexología una modalidad eficaz y rápida en los bebés. Al aplicar una suave presión a las zonas congestionadas de los pies, los bloqueos pueden ser liberados para restaurar el flujo de energía a todo el cuerpo.

Los resultados en bebés a menudo se experimentan inmediatamente y puede calmar a un bebé irritable o ayudar a aliviar los dolores de estómago o estreñimiento.

La reflexología con niños puede comenzar en el nacimiento y puede ser utilizada como una herramienta valiosa para los padres para disipar las tensiones de sus hijos de un modo enriquecedor.

A medida que el bebé crece y empieza a caminar, el uso de la reflexología también puede ser combinado con el control de la evolución de los pies. Los pies de los niños deben ser revisados ​​regularmente para evitar problemas causados ​​por llevar zapatos mal ajustados tales como: pies planos, callos, deformidades de los dedos, así como enfermedades infecciosas como el pie de atleta y las verrugas.

La reflexología es especialmente beneficiosa para los bebés que han experimentado un parto difícil, como con fórceps o ventosas. Los pequeños huesos del cráneo que han experimentado una gran presión debido a la utilización de estos instrumentos, han podido desalinearse ligeramente en algunos casos. La reflexología puede ayudar a corregir estas comdiciones desde la más suave de las maneras.

Puede usarse la reflexología como una terapia de curación natural para las enfermedades agudas, así como una herramienta de mantenimiento preventivo para una buena salud.

Consejos para una sesión de reflexología relajada con el bebé

  • Usar una presión suave como cuando se dan suaves masajes al bebé
  • Si el niño está enfermo, los puntos reflejos serán muy sensibles
  • Si el bebé empuja su pie para distanciarse de la presión es que no se está efectuando debidamente. No le resulta agradable por lo que se debe parar y probar de modo distinto, quizá más suave, más tarde
  • La sesión de reflexología para bebés no debe durar más de 5 a 10 minutos durante todo el tratamiento, dependiendo de lo que el bebé cómodamente tolere
Reflexología para bebés

Los primeros meses del bebé son normalmente ajetreados y los tiempos resultan muy intermitentes por lo que puede ser difícil encontrar un momento en el que el bebé esté relajado y feliz, todavía más si le están tocando los pies.

Los mejores momentos para realizar la reflexología al bebé son:

  • Como parte de su rutina normal de masaje
  • Mientras duerme
  • Mientras se alimenta
  • Cuando está en la mecedora
  • En silla o carrito de paseo

Con los bebés más mayores también puede realizarse:

  • Durante el juego, en el parque o jardin. Puede presionarse en un momento de parón y descanso las partes pertinentes de los pies. Algunas mamás realizan el entrenamiento de reflexología es una extensión natural haciéndolo parte de un juego divertido
  • Durante el baño

El objetivo de la reflexología para bebés es el de romper el patrón de estrés. En el transcurso de varias semanas, deben verse una mejoría en los síntomas más duraderos.