Reiki

Muchas son las personas que se preguntan si la reflexología tiene algo que ver con el Reiki. Aunque con las dos terapias el cuerpo entra en un estado de relax, la respuesta inminente es que la reflexología no es igual que el Reiki.

Reiki

Definitivamente el Reiki y la reflexología son diferentes, pero son muchos los reflexólogos que también son sanadores Reiki, por lo que la energía del Reiki se encuentra a menudo presente. Por esta razón, a menudo, la gente puede pensar que son similares.

Qué es el Reiki

Reiki es una denominación japonesa, formada por dos palabras "Rei" y "ki" que en japonés significan energía vital guiada espiritualmente, más conocido como Energía Vital Universal. Hace referencia a la que energía de nuestro alrededor que anima a todas las personas.

El Reiki es un método de curación espiritual en el que se usa esta Energía Vital Universal canalizándola a través de un terapeuta hacia el paciente que la recibe.

El Reiki trata de ayudar en la armonía del cuerpo, la mente y el espíritu de todos aquellos que requieran su ayuda.

El tratamiento del Reiki

El paciente sin quitarse la ropa, se sienta o estira relajado en un sofá. El terapeuta a continuación, le pone sus manos encima. Este tratamiento puede durar más de una hora o más, dependiendo del nivel de necesidad de cada paciente. Muchos de los profesionales del mundo occidental trabajan con las posiciones comunes y estándar de las manos dando un tratamiento completo y cubriendo todos los órganos importantes del cuerpo.

No se ejerce presión en el cuerpo, así que es tratamiento apto y bueno para realizar a todas las edades y con todas las condiciones. A veces, incluso, las manos trabajan desde fuera del cuerpo, sin tocarlo. Los flujos de energía en las zonas del cuerpo que los requieren (según crea el guía espiritual), pueden sentirse normalmente, en forma de calor u hormigueo. Muchos de quienes han recibido Reiki comentan que es una experiencia que relaja y calma mucho el cuerpo.

En el Reiki se trata tanto mente, cuerpo como espíritu. Son tres los elementos importantes afectados por el Reiki: Las principales chakras, el aura y los meridianos.

El Reiki como método eficaz de curación

El Reiki se puede utilizar para tratar muchas dolencias, para reducir el estrés, aliviar el dolor, dolores de cabeza, dolores de estómago, problemas de espalda, asma - problemas respiratorios, PMT, problemas menstruales, sinusitis, ansiedad y muchos más. El Reiki no debe utilizarse en lugar de un tratamiento médico, sino que debe ser usado como un complemento y una manera de ser y mantenerse saludable.

No existe ninguna creencia ligada al Reiki, que diga que persona puede o no recibir el tratamiento o la sintonización de Reiki. Al igual que ocurre con cualquier terapia para sanar, el primer paso hacia una vida más sana es el deseo de ser sanado.

El Reiki es un sanador potente y suave que:

  • Promueve la auto-curación natural
  • Equilibra las energías en el cuerpo
  • Equilibra los órganos y glándulas
  • Fortalece el sistema inmunológico
  • Se usa para tratar los síntomas y las causas de la enfermedad
  • Alivia el dolor
  • Elimina toxinas
  • Se adapta a las necesidades naturales del receptor
  • Aumenta la conciencia personal
  • Relaja y reduce el estrés
  • Promueve la creatividad
  • Alcanza sentimientos bloqueados y reprimidos
  • Ayuda a la meditación y pensamiento positivo
  • Cura holística

Aprender Reiki mediante cursos

El Reiki es un método que cualquier persona puede aprender de forma fácil. La palabra aprender no se considera del todo correcta, puesto que la mayoría de los terapeutas practicantes no simplemente leen sobre Reiki y aprenden sin más, si no que pasan por un proceso más largo. La capacidad de utilizar Reiki se da normalmente a través de una iniciación. Existen tres niveles de Reiki: Reiki 1 y 2, y el nivel de Maestría. Una vez en sintonía, el Reiki es fácil de usar y la capacidad de utilizar Reiki nunca se pierde. Quienes lo han probado afirman que aprender Reiki ha enriquecido sus vidas, proporcionándoles felicidad y salud a todos los niveles.

Reiki como medicina preventiva y curativa

Reiki y la reflexologia

La filosofía médica oriental siempre ha destacado la superioridad del mantenimiento de una buena salud para curar las enfermedades. El reiki está considerado la medicina preventiva por excelencia. Además, al practicar reiki puede experimentarse tanto sus funciones preventivas como curativas, al mismo tiempo.

Los practicantes dicen que con el Reiki es posible curar enfermedades si las hay. Si no las hay, de todos modos el Reiki ayuda a mantener una mejor salud durante mucho más tiempo.

El concepto oriental sobre la salud es mucho más amplio y distinto que el de Occidente. Tener salud no tan solo es estar sano, bien y no tener ninguna enfermedad. A una persona no puede llamársela saludable si habitualmente es una persona agitada, irritable o muy olvidadiza, que no puede concentrarse o dormir bien, y no tiene ganas de trabajar o jugar.

El Reiki también ayuda a crecer emocionalmente, mentalmente y espiritualmente, proporcionando todos los maravillosos beneficios de la salud en su sentido más amplio. Las cualidades preventivas y curativas de Reiki pueden reducirse a dos principios simples: la limpieza de los meridianos y el equilibrio de los chakras para lograr un flujo de energía armoniosa.

Una enfermedad conlleva al ataque del cuerpo por ciertos microorganismos, la energía de reserva se canaliza para defenderse de estos ataques. Pero si los meridianos se encuentran bloqueados, el flujo de energía de reserva se ve obstaculizado, y como resultado aparece la enfermedad. Mediante el uso del Reiki para limpiar los meridianos, se armonizan los niveles de energía y un buen flujo de energía de reserva es promovido para las áreas atacadas, restaurando así el equilibrio. La práctica de Reiki en definitiva, aumenta las reservas de energía, evitando así cualquier posible futuro brote de la enfermedad.